Feos (Pastas de Almendra de la Provincia de Zamora): In Memoriam de uno de los seres más bellos.



E
sta entrada de hoy es diferente. Y lo es porque al contrario de lo que pudiera parecer, el principal protagonista no es un dulce, sino una persona. Una muy muy especial para tod@ aquél que lo ha conocido y a mi, la vida, me ha concedido esa fortuna. 

Esta entrada es en realidad una conmemoración de la vida de este ser excepcional que, por desgracia, acaba de dejarnos y con su ausencia, tod@s l@s que lo queríamos, nos hemos quedado un poco huérfan@s. No exagero ni un poquito si digo que para mi fué casi como un padre y como tal, lo recordaré mientras viva. 

De esta forma hoy quiero rendir mi humilde homenaje a la memoria de Julián Juárez Tomé: Padre, esposo, hermano, abuelo, tío, primo, amigo, seguidor del Atlético de Madrid, pescador, Hermano Cofrade y Benaventano de pro.

Has sido un ejemplo de vida para tod@s, Jefe. Honesto, repleto de humanidad, comprometido y serio observador de las normas. Nos has regalado la oportunidad de aprender de ti y has repartido entre l@s que te rodeaban, ánimo, alegría, voluntad para vivir y sobre todo, dignidad, una dignidad enorme que, junto con tu recuerdo, nos acompañará para siempre. 

Donde quiera que estés, tienes que saber que todo el amor que sembraste en vida, no ha dejado de multiplicarse desde tu falta y eso, Jefe, es patrimonio de muy poc@s... Ojalá lo fuese de tod@s porque nos hacen falta much@s como tú para hacer de esta vida, un viaje más grato.

Desde este pequeño rincón, quiero compartir con el mundo, un pedacito de tu querido Benavente, porque también gracias a ti, he aprendido a amar tu tierra y muchas de las cosas que la representan. Gracias por todo, que ha sido mucho y muy bueno y hasta siempre, mi querido Jefe.




Como reza el título, estas exquisitas Pastas provienen de la Provincia de Zamora, más exactamente de la localidad de Cerecinos de Campo, enclavada en la hermosa comarca de Tierra de Campos

Parece ser que su origen se remonta a finales del S. XIX y por una casualidad, ya que un día al elaborarse una masa debido a un encargo, ésta adquirió un aspecto un tanto feo, similar a una especie de turrón denominado por entonces "Turrón del feo" o "Guirlache" y de ahí nació la idea de la elaboración de este producto. Su fama se extendió a pueblos cercanos como Benavente y Villalpando donde se comercializó mejor por ser lugares con más población.

Su aspecto es más bien feo (de ahí su nombre) de textura crujiente y sabor delicioso, se consume durante todo el año, pero especialmente durante las fiestas de su localidad en honor a San Antonio de Padua (13 de Junio) aunque la demanda aumenta en verano debido al turismo, lo que contribuye a la divulgación de este postre tradicional.




Receta de los Feos (Pastas de Almendra).


Ingredientes:


  1. 1/4 kg. de azúcar.
  2. 1/4 kg. de Almendras crudas, peladas y troceadas.
  3. 125 gr. de harina.
  4. 2 claras de huevo (Si los huevos no son grandes, utilizar 3 claras).

Preparación:
  • Troceamos las almendras. Resulta muy fácil si las metemos en una bolsa de congelación y las cerramos bien mientras las machacamos con un martillo de cocina. También se pueden comprar ya troceadas.
  • Precalentamos el horno a 180ºC.
  • En un cuenco grande, mezclamos bien el azúcar, las almendras ya troceadas y la harina. Reservamos.
  • En un bol batimos la claras (no tienen porqué quedar a punto de nieve) y a continuación las añadimos a la mezcla anterior.
  • Con un tenedor vamos mezclando la masa hasta que los ingredientes secos se absorban. Al principio puede parecer que faltan claras, pero a medida que seguimos mezclando ya veremos que no. Nos quedará una masa de consistencia pastosa y muy pegajosa.
  • Forramos una bandeja de horno con papel de hornear y con los dedos húmedos vamos colocando montoncitos de pasta sobre ella separándolos al menos un par de cm. entre sí. Yo utilicé para coger los montoncitos de pasta, la cuchara grande (que equivale precisamente a una cda.) del juego de cucharillas medidoras. De esta forma me salieron en vez de montoncitos, bolitas que luego aplasté un poco con la palma de la mano. Aunque estos dulces tradicionalmente han tenido formas irregulares, yo he preferido hacerlos más regulares para que tuviesen más forma de pastas.
  • Por último, introducimos la bandeja en el horno y horneamos nuestros Feos a 180ºC durante unos 20 min. o hasta que estén dorados.
  • Los sacamos del horno, los desprendemos con una espátula y los dejamos enfriar sobre una rejilla.
  • Una vez fríos, los podemos guardar en un recipiente hermético donde se conservarán perfectamente durante unos meses.






Un beso para tod@s y hasta pronto.

Image and video hosting by TinyPic


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...